EL PERIODO DE PRUEBAS

El Bismarck visto desde el Prinz Eugen durante unos ejercicios de adiestramiento en el mar Báltico. Abril de 1941.

Inmediatamente después de que el Bismarck entrase en servicio, y la dotación dividida en brigadas, comenzó el adiestramiento a jornada completa. Este incluía paseos guiados por el acorazado, vigilancia antiaérea, y entrenamiento de combate en el puerto para así familiarizarse con el buque y acostumbrar a la dotación a trabajar en equipo. Las alarmas aéreas, control de daños y zafarrancho de combate eran los ejercicios más comunes.

El Bismarck abandonado los astilleros de Blohm & Voss en Hamburgo el 15 de septiembre de 1940.
          El 15 de septiembre, el Bismarck abandonó Hamburgo por primera vez para comenzar sus pruebas de mar en el Báltico con base en Gotenhafen (hoy Gdynia). El mar Báltico era un lugar muy seguro para realizar ejercicios y pruebas, y fue utilizado por prácticamente la totalidad de las unidades de la Kriegsmarine durante la guerra. Su única entrada a través del Skagerrak y el Kattegat estaba muy bien vigilada y fuertemente protegida por campos de minas. A las 1658 horas, mientras arrumbaba al norte bajando por el rio Elba, el Bismarck colisionó con el remolcador de proa, el Atlantik, pero afortunadamente ninguno de los dos buques sufrió daños y esa tarde el acorazado fondeó en la rada de Brunsbüttel para entrar en el canal de Kiel a la mañana siguiente. Durante la noche del 15 al 16 de septiembre, mientras se hallaba fondeado, aparecieron aviones británicos y la batería antiaérea del Bismarck entró en acción de inmediato. Fueron disparados más de 300 proyectiles pero no se observó ningún efecto apreciable. El 16 de septiembre el Bismarck entró en el canal de Kiel.

El canal de Kiel, inaugurado en 1895, tiene 98 kilómetros de longitud y se extiende a través de Schleswig-Holstein (desde Brunsbüttel a Kiel-Holtenau) uniendo el mar del Norte con el Báltico, y así evitando un viaje más largo rodeando la península de Jutlandia. El Bismarck pasó por el canal asistido por remolcadores. A las 1448 horas del 17 de septiembre entró en la esclusa de Kiel-Holtenau y finalmente salió del canal para atracar en Scheerhafen, Kiel, donde permaneció una semana alineando las baterías y embarcando provisiones. Tras cuatro días más amarrados a la boya A 12, el 28 de septiembre, el Bismarck dejó Kiel y se dirigió al este escoltado por el rompeminas 13 (Sperrbrecher 13) hasta la isla de Rügen, y después llegó solo a Gotenhafen el mismo día.


El Bismarck camino de Brunsbüttel el 15 de septiembre de 1940.
Golfo de Danzig

Una vez en Gotenhafen, y durante los dos meses siguientes, el Bismarck realizó múltiples pruebas de navegación, consumo, y velocidad en el Golfo de Danzig. Para correr la milla medida (Meilenfahrten) el acorazado se desplazaba a Neukrug cerca de Pillau (hoy Baltiysk) donde las aguas tenían una profundidad de unos 65 metros. Finalmente, el 23 de octubre el buque quedó listo para navegar a toda máquina. La planta propulsora, originalmente diseñada para obtener 138.000 caballos y 29 nudos, alcanzó 150.170 caballos y 30,1 nudos. Esto convertiá al Bismarck en uno de los acorazados más rápidos del mundo; claramente superior en este aspecto a cualquier acorazado de la Royal Navy incluidos los nuevos King George V. Durante su estancia en Gotenhafen, las dos cúpulas giratorias de 10,5 metros que albergaban los telémetros fueron instaladas sobre la cofa y a popa respectivamente. La batería antiaérea tampoco estaba al completo, y los cuatro montajes dobles de 10,5 cm SK C/33 del nuevo modelo C37 fueron ahora instalados conforme a lo establecido. A mediados de noviembre, comenzaron los primeros ejercicios de tiro y poco después las pruebas concluyeron. El 5 de diciembre, el Bismarck abandono el Báltico y regreso a Hamburgo, donde llegó el día 9 después de pasar de nuevo por el canal de Kiel.

El Bismarck navegando a toda máquina en el mar Báltico. Octubre de 1940.

En Hamburgo, el acorazado atracó de nuevo en el muelle de Blohm & Voss para recibir los últimos retoques. A la torre "Anton" le fue extraído el telémetro de 10,5 metros debido a su escasa utilidad al estar situado muy bajo a proa y poder ser dañado por el agua del mar con las cabezadas del buque a altas velocidades. Al buque también le fue aplicada la pintura de camuflaje usada por la mayoría de grandes unidades de superficie alemanas de la época. Esto es, tres franjas blancas y negras sobre el casco y la superestructura, con la proa y la popa en gris oscuro y blancas olas falsas. Para el reconocimiento aéreo, se pintaron los emblemas nacionales (swastikas) en la cubierta superior a popa y en el castillo de proa. Además la parte superior de las torres de la artillería principal y secundaria se pintó de gris oscuro. La dotación tuvo permiso por Navidades, y para muchos de ellos esta sería la última oportunidad de poder ver a sus familiares. Del 16 al 31 de diciembre, el Capitán de Corbeta Adalbert Schneider quedó al mando al mando del Bismarck en ausencia del comandante Lindemann.

El 24 de enero de 1941, el Bismarck estaba ya listo para volver al Báltico y continuar sus ejercicios, pero el canal de Kiel estaba temporalmente bloqueado por el hielo y un mercante hundido. Dado que el Alto mando rechazó el viaje alrededor de la península de Julandia, la salida del buque tuvo que ser retrasada. Así pues, el adiestramiento continuó en el puerto durante febrero hasta que el canal quedó libre.

Finalmente, el 6 de marzo, el Bismarck dejó Hamburgo y bajó por el Elba fondeando en la rada de Brunsbüttel a las 1224 horas, junto con dos rompeminas (Sperrbrecher) y un romplehielos como protección contra posibles ataques de aviones torpederos enemigos. A las 0822 del día siguiente, el Bismarck levó anclas y procedió a entrar en la esclusa de Brunsbüttel asistido por dos remolcadores. Después, el buque pasó una vez más por el canal de Kiel escoltado por dos cazas Me-109 de la Luftwaffe que proporcionaban protección aérea. El 8 de marzo, mientras se aproximaba a la esclusa de Kiel-Holtenau, el Bismarck quedó barado en la cara sur del canal teniendo que ser asistido por uno de los remolcadores, aunque el acorazado pudo al final liberarse por sus propios medios. No obstante, debido a este incidente, el Bismarck se dirigió Deutsche Werke en Kiel donde entró en dique seco para revisar la quilla y aprovechar para pasarle una nueva mano de pintura. El 14 de marzo, el buque salió del dique seco y fue remolcado hasta Scheerhafen donde se alinearon de nuevo las baterías, y se embarcaron provisiones, munición, combustible, y agua. Al día siguiente se embarcaron dos hidroaviones de reconocimiento Arado Ar 196 (T3+IH y T3+AK); los dos primeros de un total de cuatro aparatos que vendrían más adelante. El 17 de marzo, el Bismarck dejo Kiel escoltado por el viejo acorazado Schlesien y el rompeminas 36, y arrumbó al este, a Gotenhafen.

Embarcando provisiones y pintando el buque en Scheerhafen, Kiel. 14-17 marzo de 1941.


Back to Main

Copyright © 1998-2008 KBismarck.com