LA ÚLTIMA BATALLA DEL BISMARCK

Por José Mª Rico

La última batalla.

Había amanecido ya, y en el Bismarck se esperaba el ataque de los acorazados británicos. La mar estaba brava, con un viento del noroeste de fuerza 8. En el puente del Bismarck la atmósfera era tensa, y reinaba la desolación y la impotencia. El acorazado alemán iba aproado al viento a siete nudos. Poco después de las 0830 se tocó zafarrancho de combate abordo. A las 0843, los acorazados británicos avistaron al Bismarck a 23.000 metros.

Balance de fuerzas

Buque:
Bismarck
Rodney
King George V
Desplazamiento:
50.900 Tm
41.000 Tm
44.400 Tm
Armamento:
- Principal:
- Secundario:

8 x 380 mm
12 x 150 mm

9 x 406 mm
12 x 152 mm

10 x 356 mm
16 x 133 mm
Blindaje:
- Cintura:
- Torres:
- Cubierta superior:
- Cubierta acorazada:

320 mm
130-360 mm
50-80 mm
80-120 mm

356 mm
184-406 mm
-
159 mm

348-374 mm
150-324 mm
-
124-150 mm
Velocidad:
30,1 nudos
23 nudos
28 nudos

A las 0847, el Rodney abrió fuego, y un minuto después le siguió el King George V. La distancia era de unos 20.000 metros. El Bismarck respondió abriendo fuego sobre el Rodney a las 0849 con sus dos torres proeles, ya que las de popa aún no podían orientarse hacia el enemigo. A las 0854 el Norfolk se unió al fuego artillero con sus ocho piezas de 203 mm, y a las 0858 entró en acción la artillería secundaría del Rodney.

Ha comenzado la última batalla. Los primeros proyectiles británicos caen a popa del Bismarck.

A las 0902, el Bismarck es alcanzado a proa por varios proyectiles que alcanzan el castillo, el mástil torre, e inutilizan la dirección de tiro de la cofa. A las 0904, abrió fuego el Dorsetshire. Dos acorazados y dos cruceros pesados disparaban contra el Bismarck. A las 0908, el puesto director de proa y las dos torres proeles quedan fuera de combate. En el Bismarck el control de tiro pasó entonces al puesto director de popa, donde el teniente de navío Müllenheim-Rechberg dirigió cuatro salvas contra el King George V, hasta que su estación quedó también fuera de servicio sobre las 0913, cuando un proyectil de 356 mm le arrancó la cúpula del telémetro. Las torres de popa pasaron entonces a fuego local tomando como blanco al Rodney que ya había lanzado seis torpedos contra el Bismarck desde unos 10.000 metros, ninguno de los cuales hizo impacto. A las 0921, la torre "Dora" quedaba fuera de combate después de que estallase un proyectil propio dentro del ánima del cañón derecho. A las 0927, la torre "Antón" o "Bruno" sorprendentemente disparó una última salva. Cuatro minutos después, a las 0931 la torre "César" disparaba su última salva, quedando así la batería principal del Bismarck silenciada. Sólo algunos cañones de la artillería secundaría quedaban todavía en servicio, pero pronto iban a ser silenciados por la enorme avalancha de fuego a la que el Bismarck estaba siendo sometido. El mando del buque había quedado incomunicado debido a los múltiples impactos, así que el segundo comandante, capitán de fragata Hans Oels, bajo la cubierta acorazada en la sección XIV asumió el mando, y dio la orden de hundir y abandonar el buque.

Una vez que el Bismarck perdió su capacidad de combate, el Rodney se acercó, y a distancias que variaban entre los 2.500 y 4.000 metros siguió disparando con sus nueve piezas de 406 mm contra el acorazado alemán. Los impactos se sucedían, sobre las 0940 voló el escudo posterior de la torre "Bruno", y ésta se incendió. A las 0956, desde unos 2.700 metros, el Rodney lanzó dos torpedos más contra el Bismarck con un posible impacto a babor. A esa distancia era prácticamente imposible fallar, y salva tras salva alcanzaban al Bismarck que increíblemente y para asombro de los británicos seguía a flote. Poco después de las 1000, el Norfolk lanzaba cuatro torpedos más desde 3.600 metros, con otro posible impacto a estribor. La destrucción a bordo del Bismarck era total, una auténtica carnicería, hombres sin brazos ni piernas, muertos y heridos esparcidos por la cubierta. Los cañones apuntaban en direcciones absurdas después de haber quedado fuera de combate. La chimenea estaba llena de agujeros. El hangar proel de babor, demolido. El palo mayor todavía se mantenía en pie con la bandera de combate al viento. El Rodney disparó su última salva a las 1016, y Tovey escaso de combustible se retiró del combate.

El Hundimiento del Bismarck.

Hundimiento del Bismarck
Entre las 1030-1038. El Bismarck hundiéndose de popa visto desde el Dorsetshire.
A las 1020, el Dorsetshire lanzó dos torpedos a unos 3.000 metros de distancia contra la banda de estribor del Bismarck. Ambos artefactos hicieron blanco. Después a las 1036, lanzó otro más desde 2.200 metros contra la banda de babor que también hizo impacto. El Bismarck se fue escorando a babor poco a poco mientras se hundía de popa. Finalmente se hundió a las 1039 en posición 48º 10' norte y 16º 12' oeste.

Habían transcurrido casi dos horas desde que se inició el combate, y el Bismarck había demostrado tener una formidable capacidad de resistencia. Desde que los británicos alcanzaron por primera vez al acorazado alemán a las 0902, hasta que el Rodney disparó su última salva a las 1016, o sea durante 74 minutos, el Bismarck sufrió un martilleo continuo que ningún otro buque podría resistir. No hay que olvidar que el Hood se hundió a los seis minutos de que las primeras salvas alemanas fuesen disparadas tres días antes en el estrecho de Dinamarca. Además, según los supervivientes, ni el cinturón acorazado ni la cubierta protectora del sólido acorazado alemán fueron perforados durante el combate, y tuvo que ser su propia dotación la que lo hundiese haciendo estallar cargas de demolición.

En total fueron disparados 2.876 proyectiles británicos contra el Bismarck. Clasificados de la siguiente forma:

    380 de 406 mm del Rodney
    339 de 356 mm del King George V
    527 de 203 mm del Norfolk
    254 de 203 mm del Dorsetshire
    716 de 152 mm del Rodney
    660 de 133 mm del King George V

Nunca se sabrá con exactitud cuantos hicieron impacto (400, 500, 600, quizá más), aunque por el estado en que quedó el buque, y teniendo en cuenta las cortas distancias en la última fase del combate puede asegurarse que muchos de ellos hicieron blanco.

Supervivientes.

Ceremonia a bordo del Canarias por los muertos del Bismarck.
En la mar quedaron a la deriva alrededor de 800 marinos alemanes que habían logrado saltar del buque a tiempo. El resto, muchos de ellos todavía vivos se hundieron con el Bismarck. Aproximadamente una hora después, el Dorsetshire recogió a 85 hombres y el Maori a 25 más. A las 1140, el Dorsetshire avistó un periscopio y abandonó el lugar del rescate. Horas más tarde, el U-74 (teniente de navío Eitel-Friedrich Kentrat) rescató a tres marineros. Al día siguiente el buque meteorológico alemán Sachsenwald (alférez de navío Wilhelm Schütte) encontró a otros dos.1 Mientras tanto, el crucero pesado español Canarias (capitán de navío Benigno González-Aller), había salido a la mar a las 1140 del 27 de mayo desde el puerto de El Ferrol para rescatar supervivientes. El 30 de mayo, después de encontrarse con el Sachsenwald, encontró a dos cadáveres flotando que fueron izados a bordo, y más tarde devueltos a la mar con todos los honores tras una breve ceremonia.2 Al final, de una dotación de más 2.200 hombres sólo se salvaron 115 de los que 110 fueron hechos prisioneros.

<<< ANTERIOR


Notas:

1. El U74 encontró a Herbert Manthey, Otto Höntzsch y Georg Herzog, el Sachsenwald a Otto Maus y Walter Lorenzen.

2. Walter Grasczak y Heinrich Neuschwander.


Página Principal

Copyright © 1998-2019 KBismarck.com